ENTREVISTA con ROBERTO CANTERO. SAXOFONISTA de CHAMBAO

IMG_0522-@- copia

Roberto Cantero, músico Malagueño con más de quince años de experiencia en el sector musical, tanto como saxofonista , flautista y teclista, como productor y arreglista.

Al revisar tu biografía, y ver en la cantidad de proyectos en los que estás involucrado o la lista de países en los que has actuado, es fácil comprender lo estrecha que es tu relación con la música. ¿Podrías explicarnos que significa la música en tu vida?

Al principio era un hobbie, pero como todo amante de un hobbie cuando lo empiezas a amar mucho te surge el deseo de que se convierta en tu trabajo. Entonces empiezas a buscar las fórmulas para poder dedicarte a ello, con trabajos a media jornada, como por ejemplo de camarero, a tocar con unos y con otros, montar un estudio, a aprender música, dar clases de armonía, a trabajar con productores y así se va convirtiendo en una relación casi de pareja. Como un cura con la iglesia, yo estoy casado con la música. Desde que me levanto por la mañana hasta por la noche estoy liado. Sino es estudiando, estoy grabando, o trabajando con compañeros.

Entonces, ¿cómo compararías la relación con a música con una relación de pareja?

Yo creo que mantener una relación con la música es más fácil, porque con una pareja a veces hay momento de discusión y debate, y con la música, sin embargo, solo hay momentos de conexión y desconexión. Es como tener una novia de on-off (risas)

¿Con qué instrumento empezaste? ¿Es con el que te sientes más cómodo?

Comencé tocando el teclado. Allá por el año 95, siendo aún un chaval de menos de 20 años, hice dos giras con Danza Invisible. Ellos necesitaban un teclista que fuera un poco “chico para todo” que llevara samplers, secuencia, efectos, teclado. Luego me dediqué a estudiar más el saxo y la flauta. Mi instrumento principal es el saxo tenor, pero por el trabajo uno a aprende a tocar saxos parecidos como son el soprano, el alto y también la flauta travesera. Por lo que mi primer instrumento fue el piano, que continuo estudiando, pero no le dedico tantas horas como al saxo, que es realmente lo que me da de comer.

¿Cómo llegas a Chambao?, y ¿qué repercusión tuvo esto para tí?

Llegue a chambao a través de un amigo que comenzó a trabajar con ellos como arreglista para sus directos. Él les recomendo que deberían incluir un par músicos extra en escena, que complementaran a los djs y las secuencias que llevaban. Al principio comencé echando una mano, pero luego me metieron en el equipo y llevó ya diez años con ellos de músico, rozando la electronica en directo, tocando el saxo, la flauta y también produciendo algunos de sus temas.

Para mi unirme a chambao significó un salto importante, porque me ha hecho recorrer el mundo entero, tocando en grandes teatros, así como compartir giras con importantes artistas como Ricky Martin, Nneka, Erykah Badu, Cipress Hill, actuando en importantes festivals.

Cuando salís de Gira, ¿tienes algún país o zona donde disfrutes más?

Hay muchos en los que lo pasamos muy bien. Por ejemplo Venezuela, Bulgaria o Turquía son paises a los que volvemos a menudo y siempre nos tratan genial. De todas formas cada país tiene su momento, y a veces segundas visitas son mejores incluso que las primeras.

¿Nos puedes hablar sobre la experiencia de realizar un concierto en el glaciar argentino Perito Moreno?

En primer lugar, para mi ha sido un honor porque hemos sido el único grupo que ha tenido el privilegio de tocar allí, ya que se trata de un parque natural protegido. La propuesta llegó a Chambao por parte del gobierno argentino, para promocionar el lugar. Como experiencia, por un lado fue muy dolorosa, porque nos encontrabamos a 13º bajo cero. No he pasado más frío en mi vida, a pesar de que llevaba un traje de ski puesto debajo. Pero por otro lado, fue una experiencia preciosa. Cuando vi el video me encantó, estabamos a 1km del polo sur, con el glaciar de fondo, en un enclave incomparable. Fue una experiencia única.

¿Qué te pasó por la cabeza cuando te enteraste de que estabas nominado al gramy latino como mejor productor del año 2008 por el LP de Chambao “Con otro aire”?

Fue una alegría y una sorpresa. El mismo día que se conoció la nominación, comenzaron a enviarme mensajes de felicitaciones. Al ser esto en verano y mi cumpleaños en invierno sabía que algo no cuadraba (risas). No me dieron el gramy, solo la nominación. Pero con eso ya estoy más que agradecido. Nunca había pensado que me pudieran nominar. Creo que la gala se celebró en Dallas, aunque no pude asistir porque tenía un concierto. Y aquí tengo el cuadro colgado en el studio. Cada vez que lo miro doy gracias a la divinidad. Si existe algún Dios, que no creo en el que nos venden, le doy gracias. (risas)

¿Qué puedes contarnos sobre el Roberto Cantero Grooving Quartet?

Dentro de todos mis proyectos y experimentos me gusta tocar con músicos, sobre todo con influecias de la música negra, que es, además del flamenco y el jazz lo que más me gusta estudiar. El ritmo me parece el 80 o 90% del lenguaje que quiero adquirir para mi música y con El Grooving Quartet intento absorver todo eso dentro de una banda. Para ello me rodeo de músicos de jazz, o que se adaptan muy bien a la música negra e intento hacer composiciones propias o estandares de jazz, siempre con un groove muy negro y afrobeat muy de los 70. Todo mezclado entre el jazz y la musica funk. Porque necesito tocar con musicos con esa ritmica. Me nace de dentro esa necesidad.

Otra faceta distinta tuya como artista la vemos cuando tocas sobre música electrónica con tus compañeros de Who killed the Dj. ¿Te diviertes de distinta manera con este proyecto?

Sí, la verdad es que me lo paso muy bien, porque para mi la electrónica es otra asignatura de la música, es un género que no hay que despreciar, donde hay muy buenos productores y compositores. A veces algunos eruditos se creen que todo está en los generos más prestigiosos como la música clásica o el jazz… y no se dan cuenta que la música también sigue otros derroteros, como el de la electronica donde se hacen composiciones muy interesantes con muy buen sonido. A mi personalmente me gusta tocar house funk porque tiene muchos components de música negra. Así que cuando toco con mis compañeros de Who Killed the Dj siento que sigo en la misma linea. Lo que cambia es la manera de reproducir esa música, porque vamos con dj, pero al final se continua con los mismos conceptos que se manejaban en los 70; música de baile, grooves imnóticos e improvisación.

En que punto se encuentra “Funkmenco Sessions”. ¿Cómo te has planteado este disco?

Ahora mismo ando grabandolo poco a poco. Iba a comenzar siguiendo el proceso normal, es decir realizando todos los temas a la vez, pero he decidido ir produciendo por singles siguiendo un poco el metodo habitual que se da en la música electronica y así ir aprendiendo de los temas precedentes para mejorar los nuevos. De esta forma he cambiado el chip un poco para este disco, viendo que le puedo entregar más cariño a cada tema. Esa filosofía de los djs me gusta aplicarla para mis produciones de música funk, que es trabajar cada tema con todos los arreglos y no tener una vision tan global de 10 temas para una fecha, co la presión añadida que eso supone. De esta forma uno se centra en un tema, cuando lo acabas lo apartas y en el siguiente intentas mejorar.

Empezaste desde el hip hop, ¿qué queda de entonces?

Empecé rapeando con un grupo que se llamaba Nacion Sur, de donde salieron artistas de hip-hop a nivel nacional como Hablando en Plata, El Sicario, Elphomega, Gordo Master, TripeX. Así que mis comienzos en el mundo de la música son curiosos, ya que lo habitual es que los músicos comiencen de una forma mas académica con instrumentos y luego se implican con otras disciplinas electrónicas. En mi caso fue al contrario, comenzé manejado samples desde que trabajaba con djs y a raíz de ahí comencé a expandir mis conocimientos de la música con los instrumentos. Entonces siempre hay una base de groove, de break… que me hace escuchar la música de una manera algo diferente al resto de los músicos con un concepto más ortodoxo de la música.

Hace poco hice un evento con mi banda de jazz-funk Roberto Cantero Grooving Quartet en la sala Trinchera, que se puede encontrar en Youtube, donde colaboraron Elphomega, El Sicario, Gordo Master, Alpha Omega. Estuvo muy divertido. Ofrecimos una banda de músicos en vivo que tocan y donde los los invitados rapean sobre los grooves adaptados al hip-hop. Y ellos se dieron cuenta que es un lenguaje diferente, que les permite, sin desmerecer los DJs , tener más capacidad de improvisación. Es como abrir una puerta más a mi antiguo pasado y mi nuevo presente. Sigo siendo músico, sigo tocando, pero a la vez sigo estando en contacto con esos grooves y esa maner de hacer música. No se trata de desmerecer , sino de apreciar lo bueno que tiene cada música.

Algún músico que admires especialmente, o que te haya marcado de manera especial.

Hay un saxofonista neoyorquino que murió hace pocos años al cual que admiro profundamente. Es el típico músico de jazz que luego ha hecho hip-hop, funk, a pasado por todas bandas reconocidas de pop de los 80. Yo admiro a los músicos que no tienen prejuicios por tocar cualquier tipo de música. Ya sea música clásica, despues acompañar a un DJ con música electronica o minimal si es necesario para pasar luego a tocar más algo más hardcore con un grupo heavy. Para mí la música es como la comida. No puedo limitarme a comer lentejas todos los díass. Aunque respeto a quien lo hace, a mi me gusta otro día deleitarme con gambas y el siguiente con paella… (risas)

Por ello, para mí el saxofonista Michael Brecker, ha sido uno de mis referents y me ha influenciado mucho.

ROBERT-18_small_web DSC_5910 editada_small_web

Comments

comments




No hay comentarios

Añadir más